Bossa preparada per fer una escapada rural Photo by Erol Ahmed on Unsplash

El otoño ya está aquí y es el momento perfecto para hacer una inolvidable escapada rural, con familia, con amigos, en pareja, e incluso solo.

Es este tiempo en que de día puedes disfrutar de muchas actividades con una buena temperatura y por la noche disfrutar de un ambiente cálido en la casa rural que hayas elegido.

Quieres inspiración?

Te dejamos un plan de fin de semana inspirador.

Viernes tarde

Al salir del trabajo vas a casa y acabas de poner las cosas en la maleta. Sobre todo mira que haya algo de ropa de abrigo, que ahora en otoño, las noches ya son frescas. ¡Ah! y un calzado cómodo para caminar y si puede ser, que sea impermeable. ¿Y una navaja? ¿Y un libro? ¿Y el cargador del móvil !!!

Subes al coche, pones la música que te gusta más, o el programa de radio de tarde preferido y te relajas. ¿Que hay un poco de cola? No pasa nada. Ha empezado el fin de semana, es tu momento, los nervios se han quedado en casa.

Llegas a la casa rural, pones las cosas en su sitio y te preparas para ir a cenar. Tal vez estás en una casa donde te han preparado aquella comida sencilla pero deliciosa, en el que todo tiene un sabor mucho más intenso de lo que comes cada día.

Aprovechas para hablar con los propietarios. Seguro que te proponen cosas que hacer para mañana y pasado. ¡Confía en ellos! Ellos mejor que nadie saben cuál es la mejor actividad para hacer este fin de semana en concreto.

Sábado

Quizás te despierta el gallo, o los pájaros, o las campanas … pero casi seguro que no será el claxon de un coche, como tampoco la sirena de una ambulancia, ni el humo de un camión …

Abres la ventana. Las vistas no tienen nada que ver con las de cada día. Tal vez el bosque, tal vez un balcón de pueblo lleno de detalles … ¿Y el aire? Mmmm, hace fresquito. Mmmm, quizás dejas abierto y vas a hacer el remolón en la cama un rato más.

Después de un buen desayuno (¿pan con tomate y embutidos de la zona tal vez?) Es hora de salir … Puede que haya una feria cerca, o mercado, o una fiesta… Observas la gente que pasea, que compran, como hablan, te saludan y tu saludas.

Comes en el restaurante que te han recomendado. Delicioso… Después una siesta allí, en un prado bajo este sol de otoño tan agradable. No quema pero te da el calor justo que necesitas.

A media tarde llegas a la casa. Quizás un baño, tal vez un chocolate caliente, o unas castañas, un rato de relax delante la chimenea, de descanso. O es posible que puedas ayudar a los propietarios a hacer la cena, o “panellets” que estamos en otoño!, o ir a cuidar los animales, o hacer algún trabajo en el campo, o recoger higos o granadas … o una visita a algún ecomuseo, o al obrador de algún artesano …

Domingo

Ahora durante el otoño hay un montón de actividades para hacer en el mundo rural. ¿Escoges dar un paseo o ir de excursión a pie? ¿Vas a buscar setas? ¿Vas a hacer fotos a los colores increíbles de otoño? ¿Una salida en bicicleta? ¿Vas a observar aquellos pájaros que migran? ¿O vas a leer tu libro favorito junto al río o debajo de aquel árbol tan espectacular?

Ha llegado la hora de comer el picnic que te han preparado en la casa. Exquisito. Parece que las cosas, al aire libre son mucho más sabrosas que dentro casa. ¿Por qué?

Picnic de la Marga i l’Elisabet quan van fer El Cinquè Llac
http://www.elcinquellac.com/vivencies-de-la-marga-i-lelisabet/

Se hace tarde, y aunque no tengas ganas, hay que volver a casa. Eso sí, has desconectado, te has podido relajar y has disfrutado de un buen fin de semana.

Durante la semana recordarás todo lo que has hecho, y lo contarás a la familia, a los compañeros de trabajo, los vecinos … Y seguro que colgarás fotos en las redes (no te olvides de usar los hashtags #turismerural y #lleidarural, ¡que nos hará mucha ilusión verlas!

A media semana ya estarás pensando en preparar la próxima escapada!

Dejar un comentario