Garrigues

Garrigues

Les Garrigues es una comarca escondida, pero sonríe cuando uno pasea por ella

Comarca apoyada en la sierra La Llena extiende hasta la llanura de Lleida. Es vecina del Priorat, Conca de Barberà, el Segrià, la Plana de Urgell y el Urgell.

Visitando sus pueblos se da cuenta de la diversidad de los cultivos: predominan los de secano olivos, almendros, viña; cuando se llega a la plan el canal de Urgell hace posible los campos de frutales. El paisaje carrasqueño tiene momentos del año muy recomendables: la floración de los almendros a partir de finales de enero, seguida por la floración de los frutales; son inolvidables su recuerdo y las fotografías que os llevaréis. Los primeros meses de cada año es un gozo encontrarse el romero de flor azul y el de flor blanca; los campos cubiertos de rabanizas, el florecimiento del tomillo, la caléndula, etc.

Un patrimonio remarcable son las construcciones con piedra seca con que los agricultores han humanizado el territorio: márgenes, cabañas de piedra, aljibes y cisternas; caminando entre los cultivos se encuentran partes.

Otro tipo de patrimonio inmaterial son la luz de día y las noches estrelladas; el silencio que se deja escuchar y que ofrece un encanto relajante al que se queda a dormir en los alojamientos rurales.

La gastronomía os sorprenderá por la originalidad de sus platos, sobre todo porque el aceite de arbequina de la mejor calidad ha dejado la huella. Los vinos de las seis bodegas con DO Costers del Segre desvelan los sentidos, te los llevas a casa para seguir disfrutando de él.

Dentro el paisaje de la comarca de las Garrigues destaca la calidez con que sus habitantes le recibirán, notará que le darán conversación franca y que les invitarán, de corazón, a volver. Porque las Garrigues es una comarca escondida, pero sonríe cuando uno pasea por ella.

Bienvenidos a les Garrigues!